Entre el asombro y la alegría

En el capítulo tres del evangelio de Juan aparecen por primera vez conceptos clave en el desarrollo del relato: vida eterna (16.36), juicio (17.18.19), amor (16.35) y alegría (29). Todos estos aparecerán recurrente­mente en otros contextos, mostrando así que el diálogo de Jesús con Nicodemo (1-21) y el episodio del Bautista (22-36) presentan las coor­denadas cristológico-soteriológicas de este evangelio. Pero no sólo eso, estos dos diálogos-discursos muestran también que el hombre tiene en sus manos una opción de fe, y está frente a una disyuntiva entre la fe-obediencia y la incredulidad (18.36), que abren delante de él la posi­bilidad de experimentar el «Reino de Dios» (3.5) o permanecer bajo la «ira de Dios» (36), tener la vida eterna (16.17.36) o ser juzgado (18).
No obstante la evidente coherencia del planteamiento teológico de este capítulo, la crítica literaria, principalmente de raíz histórico crítica, ha puesto bajo sospecha la unidad y coherencia de Jn 3 en su disposi­ción actual, particularmente los sujetos y el contenido de los discursos. Esta tesis doctoral, siguiendo los principios del análisis retórico bíblico, sostiene que este texto es una secuencia bien cohesionada a nivel litera­rio y teológico; formada por cuatro pasajes dispuestos en paralelo: A (1-13), B (14-21), A: (22-30) y B’ (31-36). En esta secuencia, se presentan «dos testigos-testimonios» (A-A’) -categoría central de este evangelio­y ambos están orientados hacia la salvación del hombre (B-B’); pero sólo Uno de ellos es el Salvador, la «fuente de la vida» (14,15.16.36).

$400.00

Ends in

Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/26/d833405154/htdocs/wp-content/plugins/woocommerce-book-store-by-99plugins/modules/sales-countdown/sales-countdown.php on line 99
Saving 100% Value $400.00 You Save $400.00
SKU: 1250021050 Categoría: Etiquetas: ,

En el capítulo tres del evangelio de Juan aparecen por primera vez conceptos clave en el desarrollo del relato: vida eterna (16.36), juicio (17.18.19), amor (16.35) y alegría (29). Todos estos aparecerán recurrente­mente en otros contextos, mostrando así que el diálogo de Jesús con Nicodemo (1-21) y el episodio del Bautista (22-36) presentan las coor­denadas cristológico-soteriológicas de este evangelio. Pero no sólo eso, estos dos diálogos-discursos muestran también que el hombre tiene en sus manos una opción de fe, y está frente a una disyuntiva entre la fe-obediencia y la incredulidad (18.36), que abren delante de él la posi­bilidad de experimentar el «Reino de Dios» (3.5) o permanecer bajo la «ira de Dios» (36), tener la vida eterna (16.17.36) o ser juzgado (18).
No obstante la evidente coherencia del planteamiento teológico de este capítulo, la crítica literaria, principalmente de raíz histórico crítica, ha puesto bajo sospecha la unidad y coherencia de Jn 3 en su disposi­ción actual, particularmente los sujetos y el contenido de los discursos. Esta tesis doctoral, siguiendo los principios del análisis retórico bíblico, sostiene que este texto es una secuencia bien cohesionada a nivel litera­rio y teológico; formada por cuatro pasajes dispuestos en paralelo: A (1-13), B (14-21), A: (22-30) y B’ (31-36). En esta secuencia, se presentan «dos testigos-testimonios» (A-A’) -categoría central de este evangelio­y ambos están orientados hacia la salvación del hombre (B-B’); pero sólo Uno de ellos es el Salvador, la «fuente de la vida» (14,15.16.36).

Año de publicación

2019

Páginas

480

ISBN

978-607-7837-43-5

Author

Carlos Alberto Santos García

Publisher

Universidad Pontificia de México

Series

Bibliotheca Mexicana

Reviews

There are no reviews yet.

Be the first to review “Entre el asombro y la alegría”

Editorial Review

Comentando el capítulo tres del Evangelio de Juan san Juan Crisóstomo hace la siguiente observación:

«Es por esta razón que Cristo frecuentemente habla obscuro, porque él desea hacer a sus oyentes más inclinados a preguntar, y hacerlos más atentos. Porque cuando algo se dice claramente, suele suceder que quien lo escucha rehúye prestarle atención, mientras que un discurso oscuro, hace al oyente estar más atento y curioso.»